martes, 31 de marzo de 2009

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones

Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

“¿Qué recogió ese hombre?” “Recogió un trozo de la Verdad”, contestó el diablo. “Ese es muy mal negocio para ti, entonces”, dijo su amigo. “Oh, no, en absoluto”, replicó el diablo, “voy a dejar que la organice”.

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede “descender” ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera. El interés que no nace del amor a la Verdad por sí misma, sino que es despertado por una organización, no tiene valor alguno. La organización se convierte en una estructura dentro de la cual sus miembros pueden encajar convenientemente. Ellos no se esfuerzan más por alcanzar la Verdad o la cumbre de la montaña, sino que más bien tallan para sí mismos un nicho conveniente donde se colocan, o dejan que la organización los coloque, y consideran que, debido a eso, la organización ha de conducirlos hacia la Verdad.

Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)

16 comentarios:

Joan Molleric dijo...

Gracias por tu comentario Guzman.
No permites amistades por lo que veo.
veo que tienes toda la biografia de este hombre.
Se puede publicar algunas cosas de lo que tienes en tu blog?
Saludos y gracias!!!
*(quede en estado enigmatico)

Guzmán. dijo...

Si, todas las que quieras.

Urania dijo...

Mi amigo Joan me ha pasado tu blog... gracias a él y a ti ya que es un precioso material. Es un gran trabajo el que has hecho recopilando todo este valiosismo material de Krishnamurti.

Cuando quieras Guzmán, estás invitado a pasar por mi blog.

www.oraculodeltarot.com.ar

jgarmengol@msn.com dijo...

Pero me surgen algunas cuestiones:
¿Que es la verdad?

Si la verdad puede ser algo inicialmente desconocida: ¿Como sabemos que es una tierra sin caminos?

Así nos lo enseñó Krishnamurti.

Si queremos descubrir la verdad por nosotros mismos, no deberíamos estar libres incluso de sus propias enseñanzas.

Que el hombre fuera completamente libre: No fue ese uno de sus principales anhelos al disolver la "Orden de la estrella"


Mi más cordial saludo desde Valencia (España) y muchas gracias por tu aportación al blog del Grupo de Investigación Krishnamurti de valencia

Juan García Armengol

Guzmán. dijo...

Creo que lo que quiere decir K es que la verdad se tiene o no se tiene, no hay una posición intermedia. En cuanto a Maestro y Alumno, creo que él decia que uno mismo oficia de los dos.

joc dijo...

Es un hermoso mensaje, mensaje que vengo leyendo en sus distintas pláticas como fuente de inspiración para los momentos en que mi propia luz se opaca. y cuando leo los comentarios me viene a la memoria una historia zen. "El maestro señala la luz y es discipulo le mira el dedo". Con esta última frase quiero remarcar nuestra tendencia a poner énfasis en el maestro y sus dichos más que en la apropiación del conocimiento. Entiendo que cuando uno escucha en palabras tiende a tratar de entender en palabras, creando nuevos juicios, conceptos, imágenes y pensamientos, acomodandolos al propio saber. De ahi que K habla en algún momento del conocimiento horizontal (ampliamos nuestras perspectivas) y del vertical (cambio de paradigma). Muchas veces confundimos las palabras con los hechos. Y así cuando abrimos juicios, éstos nos condicionan a sentir de determinada manera. Alguien decía que todo es neutro, pero cada uno lo ilumina con su capacidad de apreciación no viendo que esa capacidad está en él, no está fuera. Una montaña es bella porque hay alguien que proyecta eso que está en él, colocándolo ahí.
Interesante material Guzman, gracias por compartirlo y seguir asi diseminando el mensaje

tubeth2000 dijo...

Gracias por compartirlo!!

El Farabute dijo...

"...el cielo que sueñas/contestó enfadado/es un club privado de gente formal/ yo vengo a llevarte de viaje conmigo/ del que nadie a vuelto jamás..." -MI AMIGO SATAN- Joaquín Sabina.
http://el-farabute.blogspot.com/2009/10/mi-amigo-satan-joaquin-sabina.html
Todos preguntamos x la Verdad, y si preguntaramos x el Diablo???
Un abrazo Guzmán, muy bueno tu aporte!

El vago dijo...

Hola Guzmán, gracias por el comentario.. me has sorprendido un poco, pues Krishamurti me encanta!
es fantástica su capacidad para romper los parámetros y las normas, mostrar la verdad sin dogma ni doctrina... es fantástico.. Especialmente me gusta su primer libro "a los pies del maestro" que he leído unas 8 veces.
Quizá el blog del grupo con que trabajo de un poco otra sensación, jeje, pero en realidad les muestro rituales, doctrina y ceremonia porque cada uno debe descibrir su camino conociendo reglas que luego romperá.
Existe un koan (cuentos-paradojas Zen) al respecto:
El discípulo pregunta al maestro- Maestro, ¿que debo saber para encontrar a Dios?-
-Dos cosas- contesta el maestro impasible- primero, que nada de lo que hagas te servirá, y segundo, que debes actuar como si no supieras lo primero.

un saludo!

yu nan dijo...

hola, guzmàn. te agradezco por la comunicaciòn. creo que lo que màs me impresiona es su rostro, lo que "emana", su presencia.
un abrazo de yu

Carmy & Jordi dijo...

¡Hola Guzmán!

Muchas gracias por dejar tu comentario en nuestro modesto espacio.

Es curioso, teníamos cerrada la posibilidad de comentarios pero algo falló. Me alegro, gracias a este hecho ahora conocemos tu maravilloso rincón.


Love & Gratitude!

Carmy & Jordi

Mobesse dijo...

Hola, Guzmán.
He venido a dar otra vueltecita por tu blog, a ver cosas de K. e investigar un poco. También que he detenido en leer los comentarios y visitar los blogs de los comentaristas. En fin no voy a decir nada al respecto, pero recordaré que al final de su vida Krishnamurti dijo en una de sus últimas charlas que no comprendía por qué la gente seguía viniendo a escucharle. Pensaba (K.) que después de cincuenta años no habían entendido nada y, lo peor, que nunca entenderían nada.
Krishnamurti es un profeta, por llamrlo de alguna manera, totalmente distinto, rompe con la tradición de progetas gurús, religiones; tompe también con cuestiones como la felicidad, la verdad, la búsqueda, la psicología, ¡el psicoanálisis!, etc. Pero todos se acercan a él con la fe en un nuevo maestro.
Yo dejé de leerlo sistemáticamente hace mucho tiempo. Y ahora he sabido qu sí me dejó huella.
Pero, mejor, seguiremos atentos.

Saludos.

BeTina dijo...

Guzman, agradezco la huella en Instantes Eternos, y todo el aporte que realizas dando a conocer lo que JK vino a decirnos. Todos estamos acá por y para algo y las palabras de este lúcido ser, son como ese "balde de agua fría" que necesitamos. Así lo siento....
Muchas veces puede resultarnos durísimo, porque despertar suele serlo. Pero luego... cuanto alivio, cuanta Paz.
Abrazo grande:
BeT

BeTina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BeTina dijo...

Me llevo "prestada" esta imagen y dejo un link entre mis enlaces para seguir visitándote.
Gracias!

zean dijo...

excelente tu trabajo. gracias por acernarnos a él. si no te molesta me gustaría agregarte a mi blog. mi correo es fisicacuantica@gmail.com saludos!

Etiquetas